sábado, 18 de enero de 2020

POESÍA NYUKUR GROEN


NYKUR GROEN
Poesías completes del autor Mi Soledad

Otra vez esos trigos
sobre los campos,
otra vez ese arroyo
cansino y lánguido,
otra vez los tres sauces
llenos de pájaros
y otra vez, como siempre
desde hace años,
los recuerdos inhiestos.
***

Recordé tanto,
que nada queda por recordar
ya no hay recuerdos en mi presente.
Sólo presente … presente … paz.

Quizás mañana tenga un pasado
y otra vez todo recordaré.
En esta cadena sin fin ni empiece,
sólo eslabones del hoy y ayer.
***
Un paso perdido en la
estrecha senda solitaria.

Un “ven” anhelante y quedo,
un esperar sin llegada,
y un sollozo triste en la
quietud de la noche mágica.

Rostro de luna curiosa
que te alargas sobre el agua …
¡cállate¡, que me haces daño
tu pérfida carcajada.
***

Me  dijo: -- ¿por qué te vas?,
y dije: Porque presiento
que este silencio no es mas
que el preludio de mi entierro.

Insistió: -- ¿por qué te vas?,
y respondí: -Este amor nuestro
es un espejismo vago
en este valle desierto.

Rompió a llorar en silencio
y preguntó: -- ¿Adónde vas?,
y respondí: -Donde el tiempo
no parezca eternidades.

Me miró triste, en silencio,
y me dijo: -¡Vete pues!,
¡no digas que te detengo!

Marcharme,
Tener anhelos
de eternidades radiantes
y de silencios eternos.

Quiero irme donde vea
Mar y Tierra desde lejos.

¿Adónde vas? –dije,
respondió: -No voy lejos.

Comprendí y la miré
blanca en su negro féretro.
***

Arroyo donde iba en el verano
al salir de la escuela
a coger ranas,
hoy he visto reflejada en su corriente
mi ya lejana infancia.
Sigues igual arroyo: no has cambiado.
¿Tus ranas
son las mismas que escaparon
veloces de mis manos
al querer atraparlas?

¿Es tu agua
la misma que mojaba mis tobillos
para ir al cauce arriba entre las risas
de hermanos y de amigos?.

Sigues igual, arroyo. No has cambiado.
Ni siquiera veo canas
en tu corriente negra y cenagosa.
En cambio yo …
tengo las sienes blancas.

¿Recuerdas que partia mi merienda
con las grandes arañas
que veloces vagaban tu corriente?

Hoy, al cabo de tanto tiempo ausente,
he vuelto hacer lo mismo que en mi infancia:
he bajado esta tarde hasta tu cauce
he traído merienda a las arañas
después me he descalzado jubiloso
y he andado hacia arriba por tu agua.


NOTA:
La poesía me transporta, me entretiene, me da ánimos, veo en ella entre sus palabras, mis sufrimientos, mis perdidas, todo mi yo se refleja en ella.
Sufro Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) el diagnostico el 10 de mayo del 2001, me dieron de VIDA! 2-3-5 años, la VIDA! quiso en mi ser un elático longevo, voy haciendo camino de los diez y nueve años, “estoy en lo MEJOR, de un futuro a PEOR”
Desde este post quiero dar ánimos a todos los sufráis esta terrible enfermedad, VIVIR! plenamente cada momento como si fuera único, abrazos queridos elátic@s, así como a sus familiares i/o cuidadores. Josep Rof Rof  

miércoles, 1 de enero de 2020

Coses del passat segle


Temps sinistres
A mesura que passen els anys, la realitat d’aquells temps sinistres es va fent més real
De Ramon Gasch - 31/12/2019 a el Matí Digital


Els que vam néixer l’any 50, tenim l’avantatge que la nostra edat és fàcil de recordar: any 2019, 50+19 = 69 anys. L’inconvenient d’haver nascut a la prehistòria del segle passat, és que a dia d’avui un ja és vell. Si volem treure-hi ferro podríem dir una persona gran, massa gran.
Així doncs, un cop arribat a aquesta edat ja sabem que passa: soc incapaç de recordar que vaig sopar ahir, però tinc clares les coses que em passaven fa 60 anys. I quins son aquests records d’un vailet de poble? Per donar-los sentit és necessari contemplar aquells moments des de la perspectiva que donen els anys. Situat en aquell moment, per un nano a punt d’arribar a la desena, el fet que em fessin cantar el Cara al Sol cada matí, que em donessin formatge i llet ( una llet amb pols horrible, per cert) que no escriguis ni un mot en català o que totes les celebracions religioses (primer divendres de mes, Setmana Santa, Corpus, missa dominical, etc) fossin d’obligatòria assistència , no era una cosa que em trasbalsés massa, llevat del una sensació de pèrdua de temps.
Fou més tard, cap el llindar dels 18 anys, quan vaig anar a estudiar a Barcelona, on les corredisses davant dels grisos eren contínues o al marxar a la mili, quan vaig anant prenent consciència de fins a quin punt eren sinistres aquells anys seixanta pels adults, que no estiguessin lligats totalment a la doctrina de la “Una, grande y libre”
En aquells temps, recordo perfectament l’espai de reparació d’aparells de ràdio que tenia el meu pare, en un racó petit del taller de lampisteria i electricitat, del negoci familiar. Allà, algun dimecres a la nit o els diumenges a les cinc de la tarda, escoltàvem els partits del Barça de l’Olivella i en Ramallets i més tard  en Benítez, en Pereda o en Zaldúa. Alguna nit també veia com el meu pare, ben sopat, sortia cap aquell lloc discret, connectava el seu impressionat “Telefunken” i escoltava a volum gairebé inaudible una emissora especial, anomenada “Radio España Independiente” El meu avi, que era comunista declarat, havia hagut de realitzar una autèntica epopeia anys enrere, per rescatar el meu pare del camp de concentració de Sant Marcos, a León, d’on el va treure quan estava a les últimes i a punt de morir d’inanició. Fou tant terrible el maltractament i la desnutrició que va patir el meu pare allà que va perdre tot el cabell i la resta de pel del cos. Anys més tard, quan vaig escriure aquella història familiar en el meu llibre “D’un Temps sense esperança” em va costar moltíssim que els protagonistes m’expliquessin aquells fets, ja que per ells recordar allò era com tornar a baixar a l’infern.
Gent innocent acusada sense motiu, simplement per poder espoliar els seus bens, famílies desfetes, fugides massives a l’estranger i una repressió tenebrosa que es va intentar de dissimular en la famosa transició del 1978, però que, evidentment, no va fer-se com s’havia de fer, sinó com volien els que aleshores i ara, encara es consideren los vencedores.
A mesura que passen els anys, la realitat d’aquells temps sinistres es va fent més real. Mentre jo jugava amb els meus amics, la mare i el pare patien d’allò més per continuar vivint en un ambient que ningú sabia quan acabaria. Mentre alguns tenien de tot, la majoria havien de lluitar cada dia per tirar endavant. Ells no podien parlar, opinar ni decidir i l’esforç de tants i tantes per sobreviure en aquells temps sinistres, mai s’ha reconegut com cal.
Avui, quan els voltors del feixisme , aquests vampirs del Arriba España, treuen el nas de nou, molta gent de la meva edat, antics amics, familiars i coneguts m’han expressat la seva sorpresa, la seva indignació i també el seu temor de que puguin tornar aquells temps sense esperança. A mi el que em sorprèn és que tres milions d’individus d’aquest país anomenat España  els hagin pogut fer tornar. Potser és que en realitat no havien marxat mai.

Imagineu-vos: jo que soc del 1943-2020 = aquest any el 16 d’abril en faré 77 d’anys, com diu en Ramon Gasch  (L’inconvenient d’haver nascut a la prehistòria del segle passat, és que a dia d’avui un ja és vell. Si volem treure-hi ferro podríem dir una persona gran, massa gran.)” Si jo també soc gran” per l’època quasi subscric el tex, menys anar estudiar a BCN, lo demés son vivències viscudes per mi.
(Que em fessin cantar el Cara al Sol cada matí, que em donessin formatge i llet ( una llet amb pols horrible, per cert) que no escriguis ni un mot en català o que totes les celebracions religioses (primer divendres de mes, Setmana Santa, Corpus, missa dominical, etc) fossin d’obligatòria assistència , no era una cosa que em trasbalsés massa, llevat del una sensació de pèrdua de temps.) Una, grande y libre Radio España Independiente
Recordo la nostra radio Bayona, on el pare també escoltava Radio La Pirenaica. (Avui, quan els voltors del feixisme , aquests vampirs del Arriba España) Recordo que a la classe en feien formar, per cantar cançons patriòtiques i donar novetats “Sin Novedad En La Centuria General Gay”, els estius anaven de “Campamentos falangistes d’adoctrinament”, el pare no mi havia deixar anar mai, ell era un ferit de guerra i no suportava el viure rodejat de vampirs i voltors. De més gran ho vaig comprendre. jrrof a 1/1/20

domingo, 29 de diciembre de 2019

e-mail entre amigos


E-MAIL DE:
casimiro 
Para:JOSEP ROF ROF
29 dic. a las 0:38
¡Hola Rof!
Francamente me alegro cuando te veo en alguna fotografía todo sonriente; me imagino que más o menos has aceptado tu ELA. Espero salir del bache en el que estoy para poder imitarte y sonreír también; me está costando aceptar mi EM; nunca he tenido miedo a la muerte, por ejemplo, pero mi Esclerosis Múltiple, de momento, no me deja sonreír. Siempre he sido más serio que tú, aunque no más cobarde, pero...  Me veo que voy perdiendo estabilidad, equilibrio, memoria; ilusión no pierdo y a la espera estoy de recuperar mis ánimo; la suerte que tengo es que me he echado un amigo; MI AMIGO BASTÓN, y me acompaña en mis paseos diarios; suerte tengo, de lo contrario ya habría besado el suelo más de una vez. Bueno Rof; en vez de animarte te paso mi mala noticia. ¡Qué lle voy a hacer!
Un abrazo y continúa sonriendo. ¿Vas bien? ¡Espero que sí!
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< 

E-MAIL contestación 2019/12/29
Hola Casi mira por donde acabo de colgar en mí Facebook una frase real como la misma VIDA!
No ens morim perquè
estem malalts...
"ENS MORIM PERQUÉ ESTEM VIUS" jrrof
Que te parece, “Es una Verdad como un Templo” 
Alguien dijo: “La Muerte ese Mal Necesario” para dar paso a la renovación de la VIDA!
Me amo a mi mismo! Aceptar la ELA, nunca jamás. Vivo sin saberme enfermo, paseo con mi silla sin darme cuenta de ello, saludo a todo el hijo de vecino que se cruce a mí paso, levantando la mano izquierda para no gastar el hilito de voz que me queda, con los jóvenes de más de 80 años en la Plaça del Silenci, los escucho, me rio con ellos y cuando quiero hablar con una señal TIEMPO, ellos paran y saben escucharme, acaso no es el secreto de la VIDA! saber escuchar al otro? Luego tomamos un refresco a Ca la Tània. Excepto los jueves que almorzamos de tenedor, un par de horas largas. Amigo de mis amigos.
Cada día salgo a por elPeriódico, y de paso alguna que otra compra. Detrás de mi silla, en la mochila esta una bolsa se supermercado la llenan con la compra colgándola a la silla con un mosquetón, así día sí y otro también.  Es la manera de sentirme útil. Además me encanta hacerlo. En el súper no me ayudan, salvo que no llegue a los productos, voy haciendo viajes a caja, mi monedero y mi número secreto de la tarjeta, lo conoce todo el personal por donde me muevo.
Mí Canon siempre va conmigo. Fotografió lo fotografiado. Pero siempre son diferentes. Hoy cerré mi libro “Reculls 2019” no te lo pierdas, 352 páginas. Esto me ocupa activo muchas horas y me distrae de saberme enfermo. La ocupación es mi aliada.
Toda una VIDA con mí ELA, voy haciendo camino de los 19 años, del diagnóstico, tenía 57… y ahora 76… Son muchos años de baile con la más fea.   
Dices: (ilusión no pierdo) no va de ilusión la cosa, si va de CONFORMIDAD en PAZ con nuestro CUERPO…solo así estaremos en PAZ con Nosotros mismos y en PAZ con los demás!
Petons a la Mercè
Que el 2020 nos sea llevadero y en PAZ con nosotros mismos.
Josep




lunes, 7 de enero de 2019

balonmano

2019/01/07 Hoy ha finalizado el Campeonato por Autonomies Nacionales en Valladolid entre la SEL. CATALUÑA JUVENIL MASCULINO vs SEL. C.VALENCIANA JUVENIL MASCULINO.



Quedando Campeones la Sel. Catalana por goleada 20-36, des de casa, después de haver visto todos los partidos que jugava Catalunya, la final por TD, desde donde he sacado estas fotos. 

Felicidades para todos los equipos. 

Mención especial a los catalanes por quedar campeones y a mi nieto Jan Rof. jrrof













Jan Rof felicita al rival valenciano



sábado, 17 de noviembre de 2018

otoño



Con el otoño llegan las temperaturas más bajas y las hojas coloridas, pero en el mundo de la poesía el otoño representa la melancolía, los paisajes sombríos, el pasado irrecuperable y la muerte, como vemos en estas citas otoñales de poetas españoles e hispanoamericanos.
En el alto otoño del mar
lleno de niebla y cavidades,
la tierra se extiende y respira,
se le caen al mes las hojas.
Pablo Neruda, "Testamento de otoño"


El cárdeno otoño
no tiene leyendas
para mí. Los salmos
de las frondas muertas,
jamás he escuchado,
que el viento se lleva.
Yo no sé los salmos
de las hojas secas,
sino el sueño verde
de la amarga tierra.- 
- Antonio Machado, "Otoño"


El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel que se llamaba luz, o fuego, o vida.
Y lo perdimos para siempre.
Ángel González,


"El otoño se acerca"
Abandonada al lánguido embeleso
que alarga la otoñal melancolía,
tiembla la última rosa que por eso
es más hermosa cuanto más tardía.
[...]
Y en una blanda lentitud, dichosa
con la honda calma que la tarde vierte,
pasa el deshojamiento de la rosa
por las manos tranquilas de la muerte.- 
Leopoldo Lugones, "Rosa de otoño"


Aquel verano, delicado y solemne, fue la vida.
Fue la vida el verano, y es ahora
como una tempestad, atormentando
los barcos fantasmales que cruzan la memoria.
[...]
Se muere el mar de otoño
y hay niños que apuñalan las estatuas
y las olas arrastran candelabros, sables rotos.
Alguien que no conozco me persigue llorando
-pero sé que el verano fue la vida.- 

Felipe Benítez Reyes, "Las sombras del verano"


El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y montes agrupados,
pero nadie querrá mirar tus ojos
porque te has muerto para siempre.
Federico García Lorca, "Alma ausente"


Aquí llega el otoño, con su voz de ceniza,
desalentando sueños, cubriendo de hojarasca
las imágenes rotas que el corazón conoce.- 
Jon Juaristi, "Cambra de la tardor"


Melancolía
Me siento, a veces, triste
como una tarde del otoño viejo;
de saudades sin nombre,
de penas melancólicas tan lleno...
Mi pensamiento, entonces,
vaga junto a las tumbas de los muertos
y en torno a los cipreses y a los sauces
que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía... Historias
que tienen casi blancos mis cabellos.- 
Manuel Machado, "Melancolía"


Habernos conocido
un otoño en un tren que iba vacío;
La radiante, aunque cruel
promesa del deseo.
La cicatriz de la melancolía
y el viejo afecto con el que entendemos
los motivos del lobo.
[...]
Los poemas, que son cartas anónimas
escritas desde donde no imaginas
a la misma muchacha que un otoño
conocí en aquel tren que iba vacío.- 
Joan Margarit, "Cosas en común"


No vuelven las mujeres con las cuales
cambiabas años de tu soledad
por un fugaz momento de ternura.
Tan ardiente es la vida en el otoño,
que en las horas de angustia no podrás
amar ni a la mujer que ya has perdido.- 
Joan Margarit, "Edad roja"


Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.
[...]
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.-

       Pablo Neruda, "Poema 06"


Si no hay conocimientos en las cenizas
dejémoslas caer en la belleza frágil
de este rosal que tiembla en el otoño.- 
Francisco Brines, "Despedida al pie de un rosal"

Belleza del durmiente
que agita imperceptible el mudo pecho
para alzarse después con mayor vida;
como en la primavera los árboles del campo.)
¿Cómo en la primavera...?
No es lo que veo, entonces, trastorno de la muerte
sino el soñar del árbol, que desnuda,
su frente de hojarasca,
y entra así cristalino en la honda noche
que ha de darle más vida.
[...]
Las rotas alas de la noche caen
sobre este vasto campo de ceniza:
huele a carroña humana.
La luz se ha vuelto negra, la tierra
sólo es polvo, llega un viento
muy frío.
Si fuese muerte verdadera la de este bosque de oro
sólo habría dolor
si un hombre contemplara la caída.
Y he llorado la pérdida del mundo
al sentir en mis hombros, y en las ramas
del bosque duradero,
el peso de una sola oscuridad.-
Francisco Brines, "Otoño inglés"


Afegeix la llegenda

miércoles, 5 de septiembre de 2018

vacaciones 2018

      Durante mis vacaciones en Llanars (en la Vall de Camprodon Girona) en el acogedor pueblo, en mi sills di grandes paseos, lo que encontré muy bonito y cuidado, las grandes extensiones de hierba verde y recortada en los parques El Toro o Mossen Lluís, daba gusto pasearse en ellos. Cada tarde nos llovió.

      También la riera de Feitús, es brozada en un largo trazado dejando ver el cauce, un lugar acogedor, donde leí parte del libro es mentado, al murmullo del agua al chocar con las piedras. Todo un placer. Visité La Roca, Sant Pau de Seguries y Camprodon.

       Vencí mis miedos de adaptación, lavabo, cama, mí andar cansino, venció los 74 cortos pasos por 4 veces al día, para acostarme y levantarme. Estoy contento de tal proeza. Apoyado con fuerza a mí andador (balcón) pasito a pasito, cansado muy cansado, vencí lo que más temía. 

      Le estoy agradecido a mí ELA que me tocó para vivir, que aun después de diez y siete años del diagnóstico, me permita hacer estas proezas, dentro de mis limitaciones. Josep 











UN ANDAR SOLITARIO ENTRE LA GENTE

Antonio Muñoz Molina 
(recomiendo su lectura)

Tú Decides lo que Quieres y Cuándo lo Quieres. Quiero vivir así, con esta ligereza, entre las caminatas y los libros, con el cuaderno y los lápices y la mochila al hombro, con mis botas fuertes y cómodas, que impulsan elásticamente mis talones y los músculos de las piernas, el émbolo de hueso del fémur engarzado en la pelvis, con su fortaleza de osamenta primitiva, la base que se aposenta la columna vertebral. Quiero vivir a pie, vivir a mano, vivir a lápiz, vivir a mi aire, a lo que salte, al aire que mueve mí cuerpo al desplazarse, como las brazadas de los nadadores, a lo que salta y lo que aparece a cada momento delante de mí. Quiero no salir de mi asombro. Quiero dejar a un lado o en suspenso lo que soy y lo que llevo conmigo y volcarme más bien en lo que llega y en lo que voy encontrándome, como esos personajes de los cuentos antiguos que no tienen pasado ni otra biografía que la de sus encuentros por los caminos, la gente con la que conversan, lo que escuchan furtivamente cuando se para a descansar y les llega una conversación  en una mesa contigua, al otro lado de la puerta. Quiero ir con una ropa ligera y suficiente y con las manos en los bolsillos, y a ratos oscilando al ritmo binario de la caminata. Quiero buenos bolsillos en los que quepa lo que voy encontrando, alguno lo bastante holgado para llevar en él un libro; u libro ligero, desde luego, de bolsillo, que no pese mucho, que se deje leer a ratos y rachas, que pueda leerse de  principio a fin también a saltos, al azar, a salto de mata. Quiero sentirme instalado en el tiempo como en un paisaje anchuroso que no tengo ninguna urgencia por atravesar, aunque disfrute mucho caminando rápido.

Vive en la Isla donde las cosas Son Invisibles. Recuerdo los caminos del campo holandés, a las afueras de Ámsterdam, la tierra plana y el cielo atlántico dilatando el espacio sin hacerlo opresivo ni ajeno. Quiero tener mi cuarto, con mis papeles, mi música, mis cuadernos, mis fotos, mis tarros y estuches de lápices, la ventana muy ancha por la que entre todo el día una luz pálida, el sillón con escabel donde me siento a leer con una vista del cielo sobre las terrazas de Madrid. Pero me gusta llevar mi cuarto conmigo, como un escribano ambulante, y poder instalarme en cualquier momento en cualquier sitio. Quiero quedarme en un café  mirando por la ventana y leyendo el periódico o no haciendo nada más fijarme en la gente que pasa, prestar atención a las conversaciones cerca de mí. Quiero sacar mi cuaderno y mi lápiz en la mesa corrida de una biblioteca pública o en el restaurante  en el que como solo y aprovecho la espera para hacer una anotación rápida, el borrador de algo que no quiero que se me olvide, el apunte verbal de una cara que me atrae en una mesa cercana. Me gusta el silencio en mi cuarto y el rumor de la gente a mí alrededor en las bibliotecas y en los cafés.