lunes, 18 de junio de 2018

verbenas



Nos encontramos a la puertas de San Juan, este año cae en domingo, arderán hogueras por doquier, sonaran los típicos petardos, habrá fiesta verbenera coca y moscatel, dicen que es “el día más largo del año”, y digo yo, si es así también “será la noche más corta”.
 Para los que somos mayores, en casa, un poco de coca, para no olvidar las verbenas de antaño pasadas, en mi contador ya son setenta y cinco las verbenas vividas.
Nací en una casa de payes, de niño me conformaba con una pequeña hoguera, de hierbas y cuatro cañas secas, la coca elaborada en casa.
De petardos ni uno. Nada teníamos, nada nos faltaba. Conformados con poca cosa, nos hemos hecho mayores. Para navegar con la abundancia actual…
Ahora todo es grande y nosotros también, crecimos a golpe de verbenas.
Felicitar a los Juanes y Juanas, un santo bien señalado en el calendario.
Set felices! 
Josep

     Por una calle solitaria, un hombre
de blusa azul, el rostro mal rapado,
los ojos inocentes y tranquilos
y el corazón ligero, aprieta el paso.
Lleva en la mano diestra
un bulto envuelto en un pañuelo blanco.
Dobla la esquina.
                         -¿A dónde vas?
              -Le llevo,
un poco de comida a ese muchacho.
Antonio Machado

Quiero llorar mi pena y te lo digo…
Quiero llorar mi pena y te lo digo
para que tú me quieras y me llores
en un anochecer de ruiseñores,
con un puñal, con besos y contigo.

Federico Garcia Lorca

Soneto de la dulce queja
Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Federico Garcia Lorca

Noche del amor insomne
Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.

Federico Garcia Lorca


Llagas de amor
Esta luz, este fuego que devora.
Este paisaje gris que me rodea.
Este dolor por una sola idea.
Esta angustia de cielo, mundo y hora. 


Federico Garcia Lorca

Soneto gongorino
Este pichón del Turia que te mando,
de dulces ojos y de blanca pluma,
sobre laurel de Grecia vierte y suma
llama lenta de amor do estoy parando

Federico Garcia Lorca

sábado, 19 de mayo de 2018

bailar por la ELA



Josep Rof, paciente de ELA desde 2001: “Me ha llenado muchísimo poder ayudar, compartir muchos correos con otros pacientes”

Publicado el 18 de mayo de 2018 por

El pasado 14 de marzo moría el astrofísico Stephen Hawking a los 76 años de edad. Hawking era paciente de ELA, que le diagnosticaron a los 21 años. Su longevidad fue un caso muy poco habitual. Convivió con la enfermedad 55 años en una demostración más de la complejidad y variabilidad que la ELA adopta en cada paciente.

“Hawking vivió de forma intensa y plena. Siguió trabajando en lo que le gustaba y lo hacía a pesar de sus carencias, propias de los elàticos y siempre ayudado por los médicos que le facilitaban el día a día “. Estas son palabras de Josep Rof i Rof, uno de los pacientes de ELA más veteranos de la Unidad Funcional de Enfermedades de la Motoneurona (UFMM) del Hospital Universitario de Bellvitge. La ELA le fue diagnosticada a Josep Rof hace 17 años, cuando tenía 57.


Un diagnóstico y tres fases

Enamorado del Wolkswagen escarabajo y del Camper T3 y apasionado de la fotografía, Rof recuerda perfectamente cómo fue el momento del diagnóstico, después de múltiples pruebas y visitas a otros centros: “El 10 de mayo de 2001 recibí el diagnóstico del Dr. . Matos: tiene usted una esclerosis lateral amiotrófica y el promedio de vida es de 5 años. No se preocupe, controlaremos cómo reacciona la enfermedad en su cuerpo, me dijo. Sentí una ligera alegría al saber lo que me pasaba, aunque me llevaba un regalo para toda la vida. ¿Y cómo debía enfrentarme a ello? “.

La respuesta la encontró en la primera fase de su recorrido con la enfermedad, que denomina como “El duelo”. “Escondí el diagnóstico un largo año. No quería hablar con nadie. En casa había un libro de una chica mallorquina con ELA, “Soy Caty Salom”. Estaba colocado estratégicamente, pero yo no quería saber nada. Un día, sin embargo, cogí el libro y lo leí de un tirón. Con el libro superé el duelo que me había impuesto con mi ELA “, relata Rof.

Así pudo entrar en una segunda fase, de aceptación y divulgación. Recuerda que con quien habló primero de su enfermedad fue con su mecánico. “Entonces me di cuenta que la ELA era una gran desconocida; que la gente no sabe escuchar, prevalece más su resfriado que lo que le cuentas, a pesar de querer saberlo. Prevalece el yo que todos llevamos dentro “.

Y así llegó a la tercera fase, en la que transita sereno y que define como “Vivir plenamente sin saberme enfermo”. Escribió a los medios de comunicación, primero a los locales y luego en periódicos como El Periódico. Recuerda como El País le hizo una entrevista que se publicó en dos páginas. “Aprendí a escribir sin miedo. También dejé mis palabras en un libro familiar anual, “Recull” y ya voy por decimocuarto! “.

La escritura como recurso imprescindible

La escritura, a la que da salida en una serie de blogs en Internet, es ahora una actividad diaria “imprescindible” para Josep Rof, junto con la fotografía. Un ordenador portátil que le regalaron sus hijos fue la herramienta idónea para meterse de lleno. “Enseguida le cogí afición, le puse por nombre” El perro fiel de mi alma “. Allí dejaba las angustias; escribía sin puntos ni comas, ni mayúsculas, tal cual y me vaciaba la cabeza. Me sentía liberado cuando lo hacía y nunca lo devolvía a leer “.

El portátil también le ha permitido conocer y después estrechar vínculos con otros pacientes mediante el correo electrónico, aunque en ocasiones el desenlace es amargo. “A mí me ha llenado mucho poder ayudar. He compartido muchos correos, venciendo la timidez del interlocutor, abriéndose a mí, hasta que los mensajes empiezan a disminuir y llega un día con el temido silencio. La ELA no perdona por donde pasa y pasa. ”

Con la perspectiva de los diecisiete años de convivencia con la enfermedad, Josep Rof es un testigo privilegiado para valorar la evolución en el abordaje de la ELA. “En los primeros años teníamos que recorrer varios servicios para las visitas. Ahora todo es más fácil para nosotros, los elàticos y acompañantes. La unidad ELA de Bellvitge, con el blog AulaELA, y la Fundación Miquel Valls y su web nos han acercado el saber. En definitiva, el equipo de médicos ha acercado a los enfermos y familiares “.



Podéis seguir a Josep Rof en los siguientes blogs:





  •  

§  Esta entrada fue publicada en Conviure amb l'ELA, General y etiquetada Josep Rof, Stephen Hawking. Guarda el enlace permanente.


§  Només vull dir-vos una cosa, per tots els que haveu fet possible ser entrevistat GRACIES!

§  També vull adreçarem el que pateixen una ELA ànims, VIVIU! cada moment de VIDA! lo millor possible.

§  Menció especial per els familiars i/o cuidadors, sense ells, sense el seu esforç  en el dia a dia, els elàtics només ens queda agrair-los amb un GRACIES.

§  Somrieu sempre a la VIDA!

§  Josep

lunes, 30 de abril de 2018

tañer, tañía, tañendo






¿QUÉ SERÁ EL TAÑER?

¿Qué será que tengan las palabras ‘tañer, tañía, tañendo’,
resonando, húmedas, entre la lengua y el paladar,
emulando el sonido propio del bronce de las que emanan?
¿Será que tengan con que me quede en la boca
un dulce regusto a miel y sabor a aromoso romero,
impregnando mi lábil espíritu de inquietud y de ruego?

¿Qué será que tengan las palabras ‘tañer, tañía, tañendo’,
de originales grafismos, que retornan a la mente
tantas horas de esfuerzo, ansiedad y ensueño?
¿Será que tengan con el ritmo de sus sones, cálidos y limpios,
en dos o en tres golpes emitidos, breves, francos, decisivos,
escoltando el eco que provoca el vibrar de su concepto?

¿Qué será que tengan las palabras ‘tañer, tañía, tañendo’,
que evocan puntadas de retoque a vestidos ceremoniales
en el suspirado primer encuentro entre almas que se aman?
¿Será que tengan con el roce de manos alisando tálamos,
dispuestos entre la inocencia y el consciente deseo
de cuanto ya se ha vivido en el propio corazón?

¿Qué será que tengan las palabras tañer, tañía, tañendo,
con el suave vibrar de los cuerpo, entre besos y gemidos,
entornados los ojos repletos de imágenes alborotadas?
¿Será que tengan con suspiros, promesas y ‘te quieros’,
mientras las manos se entrelazan con el recuerdo
del olor a trigo segado que colma las noches de estío?

¿Qué será que tengan las palabras ‘tañer, tañía, tañendo’
que, entonando un cántico muy antiguo, casi viejo,
revivan tanto empeño entre la ofrenda y los sueños?
¿Será que tengan con el lánguido narrar del espíritu humano,
errando entre lo entrañable, lo bello, el amor y el anhelo
y canten un hecho, un pasado, un presente: tañer, tañía, tañendo?
                                                                                    Enrique Arís

 
 
Estas son mis dos pasiones, leer poesía i pasear con la silla, con mi Canon EOS 77D  para captar en la sencillez la BELLEZA! Que la  primavera  cada año puntual nos obsequia. De paso distraerme de mi longeva ELA que me tocó para VIVIR! Josep




jueves, 29 de marzo de 2018

rasguño




XVI (El ambulatorio)



Ahora estarás en el ambulatorio,

un centro de salud,

consulta médica,

es un pasillo inmutable y apático,

luz decaída, nada nuevo,

querías refugiarte en algún sitio

y entraste en un ambulatorio,

los ambulatorios son eso:

lugares donde hacer una pausa,

parecen transitorios, son lugares

de paso o estaciones de tren,

una sala de espera

donde mirar el hueco de un tiempo que se esfuma,

y estás en una silla al lado de un anciano,

esperando tu turno imaginario,

el turno que no tienes,

estás matando el tiempo, no sabes dónde ir

y escuchas lo que hablan:

necesitaba otra receta,

me falla la rodilla,

siguen las mismas náuseas,

el padre que acaricia el pelo de sus hijas,

la mujer que está ausente, despeinada o llorosa,

y el anciano que dice palabras para nadie,

una frase difusa,

una queja, otra queja,

sus gafas reparadas, esparadrapo, alambres,

el cristal con fisuras, calcetines caídos,

palabras hacia el suelo:

con sus labios no saben sino decir palabras,

sólo tienen su queja,

los miras porque sabes que son como un espejo,

son como tú,

y esperan,

no saben lo que esperan,

alguna solución, una salida,

una buena noticia,

la cita del análisis,

lo que traiga la sangre,

una cama más limpia,

bajar la fiebre un poco,

que se vayan las náuseas,

no saber, no sentir,

no necesitan demasiado, se contentan con poco,

si quisieran podrían levantarse y volar,

si pudieran volar, ¡ah, si pudieran volar!,

tal vez nunca lo harían.
                                 José Carlos Rosales (poeta)




Hoy levante airoso, sin pereza, con ganas, eran casi las ocho. Me asee, me vestí, subí al caballo de mi silla, con cinturón abrochado, dando un paseo recogí el Periódico.
Tenía cita a la nueve para almorzar con mi amigo Alfredo. No había llegado aún. Fui hacia su casa, unos metros del Bar Noguera, llegaba con su coche, aparco y los dos para el bar.
La fatalidad en una esquina adaptada, hizo que rozara con el palo de una señal de tráfico con el brazo izquierdo. Note el dolor. Imaginé la piel levantada.
Almorzamos, para mí una tortilla de patatas, para Alfredo churrasco.
Al medio almorzar note la humedad de la sangre. No me inmuté. Seguí con el almuerzo y la grata conversación. Le presente la Fuji STX-2 analógica de los 70/80as  la adquirí a un mallorquín. Ayer me llegó.
Tomamos café, sin prisas. Nos despedimos.
Me dirigí hacia el Ambulatorio, para curar la herida a mi brazo izquierdo. Lo que me temía la piel arrancada, como unos cuatro dedos. Regrese a casa con el vendaje hasta el codo.
Un día diferente. Presente mi joya con la ilusión de un niño. Un almuerzo con grata compañía. La enfermera simpática. Hoy descubrí por casualidad con "mister Google" el poeta. Que más se le puede pedir a la VIDA! Si la vivo plenamente. Josep  
 la fatídica senyal de prohibit,
la que amb va enganxar el braç


sábado, 24 de marzo de 2018

control




Aida i Andrea las estudiantes de la entrevista.
23/03/2018

Hoy he pasado visita en la UnidadELA de Bellvitge. 
Como novedad cabe destacar el control en sangre del oxígeno, antes pinchazo en el pulso, ahora una pequeña pinza en la oreja, conectada a una máquina, da los valores sin el análisis ni la punzada en el pulso para extraer sangre. Si se mantiene la noche anterior a la visita con el pulsímetro en un dedo.
Esta mañana a las 8:00 en punto estábamos esperando la ambulancia, retrasándose un buen rato. El viaje de ida bien y el de vuelta mejor. 
Visita al neurólogo, seguido del fisioterapeuta de respiración. Valoración de los valores, pare ser bajos durante la noche, como si hubiera fugas… (se bajó la intensidad de la Ventilación Mecánica BIPAP después del último largo ingreso al a haber adelgazado) ahora que he recuperado mi peso habitual, la tendrán que ponerla como estaba antes. Lo harán en casa la chica de Esteve Teijin Respirónics. Me libraré  de estar ingresado, para equilibrar la BIPAP.
Mí ELA longeva está estable. El test de respiración incluso más mejor. Sé que soy un privilegiado por el tipo de ELA que me tocó para VIVIR! Ella está ahí, continuo sin andar, con el atraganto inesperado al comer, beber o con la misma saliva. Acumulo mucosidad difícil y agobiante sacarla. Siguen las rampas en piernas y manos. Vivo el día a día sin saberme enfermo a pesar de…lo que os he contado. Hoy unas estudiantes me hicieron una entrevista, un enorme placer de poder informarlas.
Mi gran afición es la poesía y la fotografía. Hoy he satisfecho las dos. Leyendo poemas en el tiempo entre visitas de Joan Margarit “El que ja ha succeït no té remei” “El que ya ha sucedido no tiene remedio”. A la espera de la Ambulancia de retorno a casa, he sacado unas fotos. La acompañare al post. Josep







sábado, 17 de marzo de 2018

de la Hoz



Bracero Cortés

CUENTOS  PARÁBOLA  Y PROVERBIOS
ACLARACIÓN DE SEUDÓNIMO O SOBRENOMBRE
Aunque los documentos que me obliga a llevar y comprar el estado español, para ejercer lo que llaman ellos derechos dicen otra cosa, me hago llamar por mi voluntad: Cortés Bracero de la Hoz. Y me gusta que así se me llame.
Voy a explicar cómo compuse mi seudónimo:

1.         Nombre: mientras me formaba como persona, fui escuchando con interés las palabras que hablaban del humanismo y la ayuda mutua. Eso fue cuando yo viví en Madrid, municipio que es villa y corte. Y por ser de la corte fui cortesano; y así me puse Cortés.

2.         Primer apellido: los enseres que disfruto, uso y gozo, los obtuve sin explotación de terceros, siendo producto de mis ideas, pactos, e industria de loa órganos y extremidades de mi cuerpo. Y por tanto soy humildemente un bracero trabajador: Bracero.

3.         Segundo apellido: lo adopté por que viví desde que lo leí accidentalmente, adherido a los versos de la obra teatral en verso del poeta oriolano Miguel Hernández Gilabert, llamada: “El labrador de más aire”, que dicen: “por qué no lleváis contra toda villanía, la hoz de la rebeldía y el martillo de la protesta”. Así por esto, que reafirmó ya mi firme afecto hacia casi todos los parias comunistas: de la Hoz.

Nací en Puente Genil, un bello pueblo en la campiña cordobesa, que vive en dos mitades unido por el río que le da nombre.

Mi padre y mi madre, atosigados por que debían preparar con asiduidad dinero para los gastos que les causaba mi enfermedad y los constantes viajes al hospital, decidieron emigrar hasta Madrid donde se encontraba. La Poliomielitis, sépase, ya hoy está casi erradicada en el planeta, pero tengan presente que hoy como ayer, el dinero, sigue siendo muy difícil de conseguir y más de ahorrar con un sueldo de obrero.

Así toda la familia junta nos instalamos en un pequeño piso alquilado, de esos que se les llamó con pérfido interés, “casas de renta antigua”, vivienda que cuando se hablaba de ella, siendo todos los míos por aquel entonces muy incultos, acertábamos con el vocablo justo para describirla, llamándola, “de arrendamiento usurario”, por los aprietos de cinturón que eran necesarios para poder pagar el recibo de alquiler mensual. Y así fue, como desde los cinco años, empecé a residir en la capital del acaecido reino militar, del asesino y dictador: ¡¡¡FRANCO, FRANCO, FRANCO!!!

Desde pequeño yo me quedé cojo y resquebrajado, y sentía ya que iba a ser seguramente otro fracasado más, entre los muchos existentes y tristes que pueblan España. Y si en aquellos días infantiles, me hubieran preguntado que deseaba ser yo de mayor, sin alguna opción de duda, hubiera respondido que desgraciado, pues así era de pequeño ya mi pundonor, y mi cariño hacia mis familiares mayores.

Leído lo anterior, puede interpretar quien ojee estas páginas donde contaré los sucesos diferentes que fueron después determinantes para toda mi vida, que yo conseguí ser aquello que pensé que podía ser en mis principios, cuando no era más que un niño; pero sepa que no me gustaría que pueda pensar por esto alguien, que tal acierto sea de gusto mío, sino que fueron obra de las dificultades mezcladas con el azar, quienes terciaron de manera directa y proporcional en mi contra, y ahora por experiencia sé, que por mucho que se intente, poco puede cualquier persona intervenir en su destino.

Y esto sucede por forjar y entre todos mantener una sociedad injusta, corrupta, e hipócrita; donde la pobreza, el dolor de las personas y sus enfermedades, no se consideran más allá de cuando son otra noticia, casi como si fueran otro espectáculo que también se negocia y se explota para sacar dinero, y quienes las padecen, viven atadas a un escenario donde solo pueden representar su guion, en el que impera la sucesión de desgracias y las otras catástrofes personales de quienes tienen limitaciones, mermas que irán a más con el paso del tiempo, otro elemento incontrolable, que en todos contribuye a envejecer. Y así la vida se cierra con el desenlace, de en situar al débil en una especie de limbo desde donde le será casi imposible escapar, aunque sean muchas veces las que intente superar todos y cada uno de los tratos vejatorios e inhumanos que existen cuando hay desigualdad.

Yo ante tanta ruindad, y siendo desde pequeño miembro de una familia pobre, decidí cargarme de humor para combatir la adversidad. Conseguí ser artista musical cómico, después mi oficio fue a más y me hice cantautor bufón, y más tarde ya, cuando mis secuelas empeoraron, tuve la idea de hacerme mendigo que exhibe sus atrofias. Así alcancé sentirme un virtuoso verdadero, que logró aquello que tantos envidian: construir con su vida su propio personaje.

Así pues aquí ya quiero dejar claro, que aquellos, quienes con el propósito de ayudar al prójimo, y que como si predicadores fueran dicen saber dónde socorrer y cómo se hace, deberían mejor dar dinero antes de opinar desde sus supuestos conocimientos, solidaridades, caridades, o, empatías, y también podrían después inocularse una bacteria, o un virus, o amputarse alguna extremidad y también ya puestos, qué más daría, cercenar alguno de sus sentidos; y así todos comprobaríamos, si ellos después de haber vivido durante años condenados en la cárcel de su mismo cuerpo, realizando el llamado: “trabajo de campo”, siguen pensando lo mismo que alegremente escriben sin haber vivido lo que se siente, y tanto iluminado se atreve a reafirmarse en sus bellacos consejos.

Termino de escribir esta parte de prólogo donde por el azar resido, y poco a poco voy encontrándome a gusto mío, siendo un vecino extraño a los demás y sus cosas. Lugar más castellano que leonés, de la comarca de Tierra de Campos o de los Payuelos, que para todo hay opiniones variadas, en la anticuada aún hoy existente, clásica y profunda estepa castellana. Sitio donde como otros escritores antes, comprobé también yo, que es un territorio algo huraño, solitario y cada vez más vacío; por tanto, idóneo para estar alejado de la humanada cruel, y menos triste.

Aunque como el roce hace el cariño, con el paso del tiempo, voy perdiendo el disgusto a estar con alguna gente de aquí.

DOS CUENTOS
CUENTO I
Un día quiso despertar
toda venganza dormida,
pero se volvió a acostar
con su sinrazón que ardía.
Vestía de afligido uniforme
de ésos de la policía.

CUENTO II
El maestro mandó a un niño
que se mirase al espejo,
y el niño mucho lloraba
se vio solo y sin maestro.

Preguntó el maestro al niño,
una mañana concreta,
sobre si tenía su casa
libros o una biblioteca,
pues en el mundo existe gente
que desconocer no le inquieta.

Entrego al maestro el niño,
unas hojas de su abuelo,
con una dedicatoria
llena de gratitud y esmero:
“Del nacimiento a la muerte
hay un único sendero,
que es el que escribe la vida
y que guardan los libreros”.

Y cuando ambos se encontraban
en la puerta del colegio, decían:
“No hay más patria que saber,
lo demás son privilegios.”

PARÁBOLA
Una joven criticaba
amores de una viuda,
que andaba con un sujeto
que de profesión ninguna,
iba parcheando sus horas
más a maduras que duras,
entre este poco y aquello.

El destino sin ternura
en caprichoso secreto
le preparaba un viudo
con edad algo madura,
para intercambiarse besos.

PROVERBIOS
I
Debes pensar si visitas
médicos y curanderos,
que podrán dejarte vivo
y no tengas compañeros.

II
Todo líquido de un río
lleva limo hasta la mar,
soñando dejar ponzoña
y ser vapor y volar,
para empezar sin zurrones
nuevamente a caminar.

III
Mucha gente quiere cambios
y conseguir libertad,
y antes de mirarse dentro
ven lo de fuera brillar.

IV
Hay quien maldice lugares
y con quien tiene que estar,
necio es culpar a terceros
de lo que te salió mal.

V
Aunque es redonda la tierra
sin principio ni final,
tiene un arriba y abajo
que a todos atrae igual.

VI
Hay quien maldice lugares
y con quien tiene que estar,
necio es culpar al que llega
donde no quieres estar.

VII
Si jugaste con arena
en la orillita del mar,
¿cómo edificaste vida
donde se ha de derrumbar?

VIII
Pobre de aquel que reniega
por posición o dinero,
de los labios que beso
y le dijeron te quiero.

IX
Quien traslada la tristeza
donde pretende llegar,
es mejor que no se marche
del lugar en donde está.

X
Por grande que sea el mundo
es la tierra para andar,
y no hay loma ni barbecho
donde se entierre un pesar.
El decir ya no te quiero
se debe de meditar,
puede ser que conmemores
a quien deseaste olvidar.

XI
Es imposible lo andado
tenerlo que desandar,
el tiempo cambia el paisaje
y lo que habita el lugar.

XII
Si encuentras a quien quisiste
y te dio felicidad,
y aunque estéis ambos dos solos
y sin nadie a quien besar,
puede ser llaga la herida
del sentir la intensidad;
cuida no crear recuerdos
que duelan por soledad.

XIII
Algunos son envidiados
por amadores sin par,
y no pueden estar solos
con ellos y nadie más,
siente lástima de aquellos
que se dan a conquistar.

XIV
El amor requiere tiempo
no asiente a necesidades,
fogosidades ardientes
las calman profesionales.

XV
Igual que el agua da al mar,
y la ola a la bahía,
el ser humano ha de entrar,
al amor, por la poesía.

XVI
Proteger lo necesario,
prescindir de lo tercero;
es placentero y certero.

XVII
Tiene sentido perfecto
nuestro tránsito en la vida.
Se nace y se es indefenso,
se crece para apreciar
qué males en este mundo
se deben solucionar.
Y cuando se llega a viejo
se vale para enseñar
a los niños esos sueños
que no se logró alcanzar.

XVIII
Un hombre soñó una noche,
que ganó la lotería
y su sueño fue muy triste,
pues sintió mientras dormía,
que no iba a hallar en el mundo
algo de lo que él quería.
No es caro, ni es gratuito,
el amor ni en fantasía.

XIX
Cuando perdiera un juicio
quien defiende a quien gobierna
hace extorsión el Estado
contra el que no tenga;
el terrorismo de Estado
se ejerce con la pobreza.
¿Habrá quien no lo comprenda?

XX
Al tener donde comer
y tener donde dormir
sin tener que responder,
supe que aprendí a vivir.

XXI 
Se sabe que la humedad
de la artrosis es aliado,
no os extrañe que mi cuerpo
esté dolido y doblado,
que se pasaron mis días
lloviendo sobre mojado.

XXII
El que la Ley no trasgrede
hace lo que quien manda quiere.
El poderoso se espanta
cuando la ley se quebranta.
La horca y guillotina
se sienten en la garganta.

XXIII
Todo revolucionario
nunca ve el hambre ordinario.
ni confunde caridad
con un vivir solidario.

XXIV
Con el paso de los años
te irá variando el cuerpo,
si te engañas con la vista
no verás sin estar ciego.

XXV
Hay quienes por romper
monótonas soledades,
muy rápido desarrollan
apegos sentimentales;
sentir sin resentimiento
te prevendrá de estos males.

Escribe un mensaje...
solo siete letrasGRACIAS  amigo Cortés Bracero de la Hoz

17/03/2018; . Qui no te ales, no deu estirar-se sobre els abismes. jrrof

Dia rúfol. Què el cel ens
musiquí una dolça melodia.
Al deixar-la anar, per tot
arreo s’escoltarà un suau
xirimiri. Ara sí plou...
jrrof